sábado, 31 de octubre de 2015

Real Madrid 3 Las Palmas 1: El día que Jesé reenamoró a la grada

madrid-vence-palmas-jesé-2015
Bendito clima el español que nos sonríe y saluda con radiante sol un 31 de octubre. 4 de la tarde. Una fecha como otra cualquiera, pero una prueba de fuego para Kiko Casilla, sustituyendo a un inconmensurable Keylor Navas, y para Jesé, sabedor de que sus oportunidades pueden esfumarse tan pronto retorne Benzemá. Así pues, el canario sacó su mejor versión ante sus compatriotas y cuajó un partido con el que reenamoró a la afición blanca. Hay Madrid, hay pegada, hay Jesé. Real Madrid 3 - Las Palmas 1. (Fotos: AS.com)


 (Fotos: AS.com)

De tan hermosa factura fue el gol de Cristiano Ronaldo.

Y pese a todo, los dos primeros goles corrieron a cargo del mago Isco, tras buena combinación blanca, y testarazo de Cristiano Ronaldo, que empujó con cuerpo y cabeza el balón servido al milímetro por -otra vez- un destacado Marcelo. Fueron los minutos en los que el Madrid jugó fácil y Las Palmas lo permitió, hasta que comenzaron a creerse los insulares que podrían hacer un roto de animarse a ir arriba. 

Casilla demostró que estaría preparado para una eventual titularidad prolongada.
Jesé reenamoró a la afición blanca con un recital de disparos, pases
e individualidades.

Así hicieron y en un córner Hernán estrelló contra el travesaño un excelente cabezazo que, caprichoso y dichoso el palo, se metió en la portería ante un Casilla que no se lo creía. Recortar distancias incomodó a la grada, pero no al Madrid, que continuó llegando con un Jesé de enormes galopadas, sonadas individualidades y buenas acciones colectivas. En uno de los solos que se marcó, recorte y potente disparo cruzado para traer de nuevo la calma. Jesé al rescate, una vieja historia que vuelve a ser nueva, la esperanza que renace.


La segunda, sin Luka pero con Lucas, fue más de lo mismo; llegadas blancas con el ilusionista Isco y el peligroso Jesé, que cuajaron varias jugadas. Una del primero casi finaliza Cristiano si bien su disparo cruzado se marchó lamiendo el palo justo cuando algunos clamaron por el pase de la muerte para que la empujase el propio Jesé. 

La defensa del Madrid, con un destacado Marcelo y cumplidor Nacho,
estuvo de nuevo sensacional.
No nos hemos olvidado de que al principio de la crónica os comentamos el carácter crucial del encuentro también para Casilla... y el guardameta aprovechó un saque de falta para lucirse y despejar a saque de esquina. Quizá no imbatible, pero el portero suplente del Madrid demostró que, llegado el momento, asume con soltura la titularidad.

Benítez supo reconocer el trabajo del que protagonizó un duelo fraticida y venció a los suyos, del que hizo suspirar para más tarde lamentar su grave lesión, del que ahora hace soñar una vez más con un Madrid grande con acento patrio. Curioso además que quien saliese por Jesé fuera un joven Llorente que, como aquél, da sus primeros pasos en un equipo que, quien sabe, quizá un día le disfrute como hace ahora con el delantero madridista. Con idéntica dinámica de idas y más idas del Madrid y alguna otra que venida amarilla marcharon ambos equipos al vestuario, unos pensando en el siguiente duelo liguero, otros sabedores de que en 72 horas se reencuentran con su afición ante un rival de altura: el PSG.

Jesús Clemente Rubio








No hay comentarios:

Publicar un comentario