sábado, 26 de septiembre de 2015

Real Madrid 0 Málaga 0: Cuando lo que importa es el resultado

real-madrid-no-puede-con-malaga-tablas34 remates a puerta. Porque nos gusta comenzar las crónicas con cifras, porque nos apasiona cuando se trata de ensalzar el rodillo que es –o podría ser, como en el presente caso- el Real Madrid. Cuando un mago se viste de un matador y viceversa, cuando Isco juega a ser Cristiano y CR7 emplea también la chistera, nacen un sinfín de ocasiones y asociaciones entre ambos, que culminaron con remates por alto, de voleas que si entran serían nominadas a mejor gol del año. Que no parezca que enfrente no hubo equipo, el Málaga estuvo tan atrevido que Amrabat, que siempre ganó la partida a Nacho, planeó sobre la portería de Keylor. Claro que si había Málaga había costarricense paralotodo, y un par de estiradas amén de una pasmosa seguridad en los córners constataron que aunque ya no habrá récord, al menos seguirá siendo tarea ardua difícil el batir al Real Madrid.

sábado, 19 de septiembre de 2015

Real Madrid 1 Granada 0: Keylor y Benzemá salvan a un aburrido Madrid

real-madrid-1-granada-0-benzema-cabezaEsperaba el Madrid al Granada con un salvaje balance de goles en anteriores partidos pero el Granada se aferraba a aquello de vivir el momento y el presente. Ciertamente las rentas le sirvieron de poco a los de Benítez que, con algo de ayuda arbitral, lograron doblegar a un granada muy bien posicionado y valiente buscando los espacios. Al final la suerte –y la presión sobre el árbitro- del grande dejó los tres puntos en el Bernabéu (Real Madrid 1 - Granada 0), pero hay muchas conclusiones que sacar y amplio margen de mejora si los de Benitez quieren salir victoriosos también cuando se crucen con los supuestos “grandes”.

martes, 15 de septiembre de 2015

Real Madrid 4 - Shaktar 0 (Champions, Fase Grupos): Quince goles en tres partidos

Nos gusta titular con una estadística porque es la que más se oye y comenta, con la victoria de esta noche, en toda Europa. El Real Madrid vuelve a ser un rodillo de cuidada técnica detrás, con un metódico Benítez que ha logrado dinamizar las transiciones entre líneas y hacer de la verticalidad tradicional del Madrid, además, una profundidad de peligroso final, con aluvión de remates y, por pura probabilidad, goles. No fue el mejor partido del conjunto blanco, tampoco el rival más fuerte esperaba delante, pero cuando se marcan quince goles en tres partidos, es difícil no echarse a temblar si eres el próximo rival del Madrid.