martes, 5 de mayo de 2015

Juventus 2 Real Madrid 1 (Champions): El Madrid buscó el gol y la Juve encontró el partido

record-goles-champions-cristiano-ronaldo-bota-oroLa defensa del Real Madrid y los cambios -y no cambios- de Ancelotti han perdido este partido. Quizá no son culpables de no haberlo ganado, pero desde luego que las imprecisiones en entregas y entradas, perder la espalda una y otra vez y quitar al único que daba circulación y algo de creatividad al Real, Isco, amén de un cambio de los que enfadan a jugador y afición, Jesé en el 85', certificaron la derrota. Claro que arrancar un gol fuera de casa es importante; pero su valor decrece a medida que los encajas. Y la Juve, por juego y arrojo reunidos en Morata, no sólo busca el gol sino también el partido. Con el 2-1, la eliminatoria. Ancelotti y el Madrid tienen una semana para reencontrarse.

James volvió a asistir para que CR7 igualase el gol de Morata.
Más tarde, Tévez de penalti marcaría el 2-1 definitivo.

Caprichoso destino dirán algunos a los que habría que responder con técnica, talento, lucha y entrega; que Morata abrise la lata quizá estaba escrito, pero seguramente fue él quien empuñó la pluma. Al igual que el resto de la escuadra italiana desde los primeros minutos dio un golpe de autoridad ante los suyos, adelantando líneas, agotando y asfixiando a una defensa donde Pepe perdía en las disputas, Carvajal llegaba tarde y Marcelo fallaba en los pases. Nueve minutos para sacar los colores al Madrid, tras previa parada de Iker -el único atisbo de seguridad del guardameta blanco- y un solar por la esquina derecha del área grande. Seguía el Madrid atreviéndose pero haciendo la de jacobinos y girondinos en aquella Asamblea Nacional francesa: un paso para adelante y dos para atrás. Para adelante; gran circulación del balón del Madrid hasta detectar una fisura por la banda derecha que aprovecha Carvajal, pone en primera instancia a James y éste de suave toque deja para que Ronaldo bata a Buffón de cabeza. Apareció el crack, llegó el gol y entonces... desapareció el equipo entero.

Cristiano maquilló el resultado y marcó un gol
que bien puede valer la clasificación.
Un par de ocasiones claras -el cabezazo de James al travesaño habría cambiado la eliminatoria en el mejor momento, un par de minutos, de los blancos- y el resto, correr detrás de la Juventus para llegar más tarde que los autobuses nocturnos. Ello le costó a Carvajal cometer penalti que, claro, Tévez no perdonó. Parecía entonces que ambos ya tenían lo que buscaban: el Madrid, el gol; la Juve, el partido. Por tanto sólo uno de los dos seguía teniendo hambre. Continuaba, pues, el ataque de la Vecchia Signora. Quién más ha sufrido la ira turinesa ha sido Ancelotti, cuya venganza apagó a golpe de inexplicable pizarra en la que los cambios llegaron mal -Chicharito tenía que entrar pero nunca sacrificar a Isco, quizá a Marcelo con amarilla y bajar a Ramos, fuera de lugar en todo el partido- y tarde -Jesé en el 86... ¿dónde y a quién aporta?

"¿Sólo tres minutos?" -se preguntaron los blancos más optimistas cuando el cuarto árbitro indicó el tiempo añadido- ¡sólo 3! clamaron los más realistas. Frente a los locales que atacaban a la inglesa y defendían a la italiana marcador y cronómetro jugaban en contra. Pitido y alivio porque los deberes para casa no sean más. Lo malo es que llevarse el trabajo a casa plantea una doble dificultad; has de estar pendiente de marcar... y que no te marquen. Buscar el gol y que no te lo encuentren. Quizá le valga a Ancelotti y los merengues mirarse en el espejo de esa vieja señora e ir a por el partido.

Jesús Clemente Rubio

No hay comentarios:

Publicar un comentario