domingo, 5 de octubre de 2014

Real Madrid 5 Athletic 1: Los dos goles más esperados y los tres que eran de esperar

benzema-reconcilia-gol-asistencias-crack-francesHoy el Madrid nos ha enseñado lo que es y no es normal. Por ejemplo, hasta ahora creíamos que lo normal es que la única o al menos principal misión del delantero centro es marcar goles, mientras que el extremo cerraría una buena temporada con veinte goles en su haber. El Real Madrid de Ancelotti, contra todo y todos como su historia le ha acostumbrado, está redefiniendo el fútbol con partidos como el de ayer, en el que Benzemá hizo dos goles que parecen su segunda tarea, por detrás de habilitarlos ; y un Cristiano que nos ha acostumbrado a lo que hasta hace cinco años era toda una proeza: tercer hat-trick en menos de un mes y 13 goles en 7 partidos de Liga. Ante semejante panorama, ni siquiera los guantes mágicos de Iraizoz pudieron evitar otra manita blanca, Real Madrid 5 Athletic de Bilbao 0.


Sólo los grandes pueden protagonizar las más enormes decepciones, pero sin duda también proezas memorables. El siempre discutido (en ocasiones merecidamente) Benzemá ha sentido días atrás el aliento de Chicharito y, donde otros ven amenaza y sombras de banquillo, él encuentra un motivo más para dejar de comportarse como delantero habilitador, "abrehuecos" y similares para, además de dichas tareas, reservar unos minutos a hacer lo que se le pide desde la grada: goles. Suyos son el segundo testarazo enviado al fondo de las mallas -el primero fue del "bicho" Cristiano- y el tercero, servido por el crack portugués. 

Insaciable Cristiano; tercer 'hat-trick' en menos de un mes y 13 goles en Liga.

Al igual que aquel, al que ahora dedicaré las líneas que merece, Benzemá mareó y desesperó a la defensa bilbaína, floja por otra parte, y perdida en el debate de qué hacer con el delantero centro: echar mano de un lateral y central para taparle el tiro -dejando el espacio para el pase- o bien salirle al paso con tan solo un efectivo arriesgándote a que se deshaga de él. Ésa es la auténtica misión de un delantero centro, lo malo es que Benzemá la combina en contadas ocasiones con el gol. Esta noche, sin embargo, ha cerrado la semana haciendo de futbolista orquesta, ejecutando y dirigiendo, empezando o terminando la jugada; en el segundo gol de Cristiano vino a recibir en la frontal del área, con un estupendo movimiento dejó pasillo a Bale por la derecha que, en lugar de fusilar, optó por el compañerismo y regalarle el tanto a CR7


Con sus dos tantos al Bilbao, Benzemá firma definitivamente
su reconciliación con el gol. 
Claro que el fútbol son goles, pero no sólo goles. Basta ojear un par de jugadas más para ver al 9 blanco venir a recibir, circular, pasar entre líneas, desmarcarse para permitir la carrera del jugador que viene de cara con el balón... esas labores nunca reconocidas al soldado que sólo se le pide disparar y derribar enemigos. Pero que ahí están, partido tras partido.

Con todo ello ya estábamos en un 4-0 que no hacía justicia a lo visto en el terreno de juego: el centro del campo seguía siendo bastión blanco con la seguridad de Kroos y las genialidades de Modric y la defensa nunca perdió la compostura, en parte, porque nunca tuvo quién pudiera hacérsela perder; destacable el balón a bocajarro que Iker sacó de su palo derecho. Y los pitos ya son una anécdota.

Como el Madrid volvió a ser un equipo, lo más alto del podio de las menciones ha de ir para la jugada del segundo gol de Benzemá, con otro de esos contraataques de rodillo militar en el que en tres pases los de Ancelotti propiciaron un "3 para 3" donde, pobres defensas, el trío Real era Cristiano, Benzemá y Bale. El portugués renunció al hat-trick sirviendo en bandeja al francés, quizá sabedor de que no había dicho su última palabra. Los últimos cinco minutos, donde aquellos que ven en el fútbol sólo espectáculo ya han abandonado el estadio, volvieron a ser del Ronaldo más ambicioso: aunque sea de rebote, llegó el tercero en su cuenta particular, otro balón más para casa y otra manita blanca. El Real Madrid elige abrir bocas de aquellos que la tienen demasiado grande; por qué cerrarlas con lecciones de fútbol como la de ayer pudiéndolas abrir de par en par para gritar, una y otra vez, ¡gol!. 25 en 7 partidos. Hoy, dos de ellos eran los más esperados -temblad si Benzemá, a partir de ahora, también marca-, y tres eran de esperar -insisto, lo de Cristiano NO ES normal-.

otiuMMaximus

- La "BBC" suma 27 goles en 12 partidos, incluyendo los de competiciones europeas. 
- El próximo partido del Real Madrid le enfrentará a domicilio al Levante.
- Los blancos son cuartos con 15 puntos, por detrás de los magníficos Sevilla y Valencia y el imbatido -en Liga- Barcelona.

Jesús Clemente Rubio

No hay comentarios:

Publicar un comentario