sábado, 25 de octubre de 2014

Real Madrid 3 Barcelona 1: El toque sucumbe al ciclón

Muchas fueron las voces que atacaron a Tata Martino mientras entrenó al Barcelona, más aún las que lo hicieron cuando éste se marchó. Se alejó del toque soporífero de Guardiola para adentrarse en una inexplorada verticalidad del Barcelona -de ahí su fracaso en la pasada temporada- que Luis Enrique ha pulido durante los primeros compases de Liga. Sin embargo, en el proceso de aprendizaje de un arte jamás puedes competir con el maestro, si no véase todo aquel que osó jugarle de tú a tú al Barça de las 6 copas en lo que a toque se refiere. Esta tarde el técnico asturiano aprendió la lección. Puedes depurar la verticalidad de uno de los mejores combinados del planeta partido a partido, pero llegados al Bernabéu, santo y seña de la transgresión de líneas, la rapidez en las contras y el fútbol demoledor y más puro -el de cuatro toques y gol-, has de dar un paso atrás, recomponer tu clásico estilo de juego y tratar de acercar al rival a tu terreno. No intentar ganarle en el suyo. El Bernabéu fue escenario de otro ciclón que arrasó al rival en una primera parte de bella factura por parte de ambos. Un punto separa al Real Madrid del, recordemos, aún líder equipo azulgrana.

domingo, 5 de octubre de 2014

Real Madrid 5 Athletic 1: Los dos goles más esperados y los tres que eran de esperar

benzema-reconcilia-gol-asistencias-crack-francesHoy el Madrid nos ha enseñado lo que es y no es normal. Por ejemplo, hasta ahora creíamos que lo normal es que la única o al menos principal misión del delantero centro es marcar goles, mientras que el extremo cerraría una buena temporada con veinte goles en su haber. El Real Madrid de Ancelotti, contra todo y todos como su historia le ha acostumbrado, está redefiniendo el fútbol con partidos como el de ayer, en el que Benzemá hizo dos goles que parecen su segunda tarea, por detrás de habilitarlos ; y un Cristiano que nos ha acostumbrado a lo que hasta hace cinco años era toda una proeza: tercer hat-trick en menos de un mes y 13 goles en 7 partidos de Liga. Ante semejante panorama, ni siquiera los guantes mágicos de Iraizoz pudieron evitar otra manita blanca, Real Madrid 5 Athletic de Bilbao 0.