martes, 28 de enero de 2014

Real Madrid 1 - Espanyol 0: Otra vez Jesé, otra vez Casilla

Frío. El frío se cebó esta noche con las gradas del Bernabéu, distraídas con las disputas de ultras y zona joven y sorprendidas por una entrada que se prometía floja y acabó regular. Pronto calentó motores el Madrid y en el minuto 6 llegó el primer y único gol gracias a un Xabi Alonso que cambia de primera a sexta a golpe de pase vertical de decenas de metros y cierto canario que, con la tranquilidad del que se sabe goleador, no se achica y marca como si fuera fácil. Jesé ponía apellidos al pase con nombre propio de Alonso y el Madrid culminaba al fin una serie de ataques que en solo unos minutos clamaban por goleada. 
Pero como los coches de toda la vida, si les exiges mucho estando aún frío se resienten, y el Real comenzó a caer en imprecisiones -con Isco especialmente fallón- que Cristiano hizo olvidar haciendo gala de un recorte que le costó la cadera a la defensa españolista. Quedaba un asunto por resolver: Casilla. Sin "s", pero con casi tanta calidad como aquél (quien, por cierto, ni ensució los guantes). Arquero en forma donde los haya, resolvió un difícil mano a mano con el crack portugués, se adelantó para despejar un balón en uno de los tres contragolpes de libro del conjunto blanco en la primera mitad, incluso regateó en su propia área al grito de "¡Mira mamá, sin manos!". Y afortunadamente para él no sólo le miraba su madre, orgullosa, sino el resto del país en un día que eligió el mejor escaparate para exhibirse.

En su espejo se miraron Alex, Abraham y Sergio garcia, que en los últimos minutos de ambas partes forzaron dos saques de esquina  y alguna situación incomoda para la puerta blanca. Entre medias hubo pitido, pero no descanso. El Madrid siguió acosando, Casilla parando con la seguridad que le daba un improvisado y portentoso escudero, Sidnei, omnipresente.

El minuto 84 de la segunda parte nos dejó una triángulo Morata (que salió un pelín ansioso), Jesé y Cristiano que terminó con el portugués estrellando nuevamente el balón en Casilla. El Madrid está a tres partidos de levantar el trofeo, la pregunta es a cuántos está de poder hacerlo con soltura, dinamismo y sin nervios.

otiuMMenester

- El Real Madrid se clasifica para semifinales de la Copa del Rey y su rival saldrá hoy (20:00 horas) del encuentro Athletic - Atlético de Madrid.
- En el otro lado del cuadro, el  Barça está virtualmente clasificado tras golear al Levante en Valencia. Se enfrentará al ganador de la eliminatoria Racing - Real Sociedad, donde los jugadores del primero han amenazado con no saltar al campo si la directiva no les paga todo lo que le debe o si no dimite el presidente. 


Jesús Clemente Rubio

sábado, 25 de enero de 2014

Real Madrid 2 - Granada 0: El brillo que todo lo tapa

Expectación, celebración y partido. Por este orden parecieron asistir afición y equipo blancos al Bernabéu la tarde en la que podrían -y así hicieron- acostarse líderes. Cristiano Ronaldo ofrecía el flamante Balón de Oro al público que le apoyó hasta el pitido final para ganarlo y, tanto brilló el esférico dorado que cegó al equipo durante tres cuartas partes del partido y al graderío, menos exigente que de costumbre.



jueves, 9 de enero de 2014

Real Madrid - Osasuna (ida 1/8 Copa del Rey): Piezas perfectas, máquina incompleta

Hasta el árbitro tenía prisa porque terminase el partido, al menos en su primera parte. No obstante, con el 45 sin cumplirse mando a los vestuarios a un equipo gris y un conjunto de excelentes individualidades que colorean el conjunto final pero sin resultar decisivo. Con Cristiano con la garra y el hambre de siempre ( falta lamiendo la escuadra, disparo desde fuera del area y remate tras pase con gorro de Modric), el croata asomando su melena con genialidades en disparos y asistencias y Jesé con destellos muy puntuales, tuvo que ser uno que pasaba por allí, Benzemá, el que empujase de cabeza un servicio perfecto y a balón parado de Modric.

lunes, 6 de enero de 2014

Real Madrid 3 - Celta de Vigo 0: Cristiano Rey, Jesé Mago

Jesé revolucionó el juego del Madrid y habilitó a
Benzema para hacer el primer gol.
Retorno del Madrid a la competición tras el parón navideño en un partido en el que todos quisieron ejercer de Rey Mago, pero sólo dos lo consiguieron: Cristiano y Jesé. El canario, porque con su salida revolucionó el hasta entonces dominio sin definición del Madrid. El portugués, por hacer una vez más lo que mejor sabe, y por partida doble: marcar. El Celta, con el esquema táctico del esperar al hueco, casi saca oro de dos arremetidas que resolvió Diego López en un mano a mano con Rafinha y perdonó Charles en una mala salida del portero madridista.